Belleza interior: ¿Un mito de tu mamá?

¿Tienes belleza interior o es sólo un mito que usan las mamás para consolarnos?

Todos valoramos la belleza, gastamos mucho tiempo y dinero en lograr alcanzar los estándares necesarios para sentirnos atractivos y valorados. Las redes sociales y la publicidad nos lo dejan muy claro.

¿En cuántos comerciales ves gente fea?  ¿Cuántas selfies al día ves en tus redes sociales?

Ser especiales y atractivos es algo que necesitamos.

¿O no?

Este impulso está dentro de todos los seres humanos. Si le agradas a otros, tienes mayores posibilidades de sobrevivir. Ya sabes, como cuando éramos cavernícolas… Te irá mejor en la manada.

Al fin y al cabo somos seres sociales por naturaleza (está en nuestros genes).

No creo que esté mal vernos bien para que la gente no se saque de onda cuando nos ve en las mañanas, tipo “Ay wey, quién es esa señora en la entrada de la escuela de tus hijos” (Y era simplemente la mamá de Mateo sin maquillaje).

Una buena imagen nos hace ver confiables. Así a los demás les es más fácil aceptarnos.

Sin embargo, nuestros esfuerzos por hacernos notar y ser atractivos para los demás están mal enfocados.

Obvio, nuestra apariencia en una primera impresión puede ser importante, pero si vuelcas toda tu energía en esto, estas apostando a que la gente te va a apreciar por cómo te ves, y creeme que, cuando ya hablaron contigo un par de veces, esto es lo menos importante.

Choro mata carita. Real, comprobable y verdadero.

Te voy a contar una anécdota: Hace algunos años estaba saliendo con una chica a la que voy a llamar “Pau”. Pau era increíblemente entusiasta, buena onda, relajada, quería comerse al mundo y estaba muy metida en los rollos de meditación en la escuela Budista donde nos conocimos.

La chica de mis sueños…

Platicábamos de la meditación y siempre me hacía reir. Por supuesto que yo quería todo con “Pau” y no era el único; éramos como cuatro candidatos en puerta. A mí me gustaba Pau, pero mis amigas amargadas de ese entonces me preguntaban. ¿Qué le ves?, osea… ¿Pau? Tiene cejas de Titino, está fea, no tiene nada de chiste.

(Puedes googlear mi estimado milenial, a Titino la marioneta para que ubiques de quien hablamos).

A mí me valía lo que pensaran, yo ya estaba saliendo con Pau y estaba muy emocionado. ¿Pero sabes que es lo más triste de la historia?

Pau al final no se decidió por andar conmigo, y prefirió a mi cuate el filósofo con retórica mucho más clavada que la mía. 🙁

Y eso, que según mis amigas las armagadas, “yo era más guapo”.

Ésta es una de varias historias parecidas que he escuchado. Al final lo más atractivo no es la belleza física. Como decían nuestras mamás. “Lo más importante es lo que llevas dentro mi´ijit@”.

Puedes debatirme, ya que te quedaste un poco traumad@ en la prepa, y decirme, ¿Si lo que importa es lo de adentro, porque siempre las más bonitas de la clase tenían más pegue?

Yo también me traumé en esa época y claro que un adolescente sin experiencia busca lo bello por sobre todas las cosas, pero pregúntate: ¿Quieres tener relaciones superficiales de adolescente toda la vida? o ¿Qué persona conoces, la cual sólo se fije en el cascarón, y  que tenga relaciones de pareja plenas y estables?

Claro que ninguna, porque después de unos días ya se acostumbraron a su físico, a traer a la más “buenota” o “guapote”  y ya no los emociona su apariencia.

Hasta la belleza aburre.

Se nos ha olvidado lo importante. Estas cualidades internas en las que casi nadie se fija es lo que realmente crea las relaciones duraderas, fortalece la amistad, atrae el éxito social y la admiración de los demás.

Esto querido lector, es una importante lección de vida.

Hay muchas cualidades importantes a cultivar y valorar, como la bondad, la paciencia, la determinación, la alegría, entre muchas otras bastante cliché.

Si, ya sé que suena cursi y algo que leerías en un libro de superación personal escrito por Deepak Chopra, pero profundicemos un poco.

Cuando tus cualidades internas aportan gran valor a la vida de los otros, las personas quieren vivir esas partes de tu persona.

¿Sabes cuál es el principal motor que mueve a los seres humanos y animales en el planeta?

Es muy fácil: Todos queremos ser felices y dejar de sufrir. Piénsalo, en tu vida, todas las acciones que haces todos los días, en todo momento, están enfocadas en lograr ese fin.

¿Crees que una persona bondadosa no es alguien atractivo? Piénsalo dos veces. Tres si lo necesitas. El principal motor de todos los seres humanos es ser felices. La bondad busca dar felicidad y tranquilidad a los demás.

¿O apoco no has notado lo popular que es alguien como el Dalai Lama?

Alguien que da mucho valor a tu vida es una persona muy atractiva. Piensa en las personas que admiras. ¿Qué generan en tí? Inspiración, valor, fascinación, conocimiento, sabiduría, etc.

Yo admiro mucho a Will Smith, me parece un mega personaje. Cada vez que veo sus videos en youtube me deja emocionado y entusiasmado. Transmite mucho de lo que quiero ser y lograr, es una persona muy amistosa, talentosa, agradable, espontanea, graciosa, feliz, exitosa, con una energía desbordante, y toca a muchas de las personas que están a su alrededor. Su estilo de vida es inspirador.

Reflexiona, ¿Qué te gusta consumir?, ¿Que te gusta hacer? Siempre existe bondad y excelencia detrás de algo grandioso. Gracias a grandes escritores podemos viajarnos al leer libros, ver películas o maratones de series.

Por lo tanto, cultivar la bondad y la excelencia es algo muy importante. Sé bondadoso con tus seres queridos y aquellos que te rodean, ¿Qué es lo que quieren? Muy simple:

Ser felices y dejar de sufrir.

Usa seguido palabras amables con los demás, diles las cosas que admiras de ellos con total honestidad. No se trata de ser falsos, señala algo que admires con sinceridad. ¿Acaso tú no te sientes bien cuando alguien te felicita por algún esfuerzo que hiciste?, ¿Por qué no darle esa felicidad a los demás también?

Sólo te cuesta un minuto de tu tiempo, y un poco de humildad.

Cocina algo agradable para los demás, échale ganas a tu Sandwich Godin y llévale uno a tu compañero que siempre se le olvida. Observa su carita de felicidad que va a tener después de comérselo.

Planea cosas divertidas para hacer con tus amigos y ármate un paseo interesante. Aunque sea a las trajineras de Xochimilco.

Lleva juegos de mesa o platícales cosas fascinantes. Si eres mal conversador, lee cosas interesantes para que tengas de qué hablar. ¡Cultívate chingao!

Lleva esta bondad a tu trabajo y verás grandes resultados. Reflexiona: ¿Cómo, a través de mis acciones, puedo ayudar a otros? A mis colaboradores, a mis jefes, a mi empresa, a mis clientes. Ejecútalo y disfruta los resultados.

Acostúmbrate a mantener esa mentalidad y serás una persona exitosa.

Si no me crees, está bien, no tienes por qué hacerlo. Observa a las personas populares, con éxito, empresas o proyectos grandes y reflexiona si han sido generosos en algo.

Aprende de ellos. Mientras más aprendas sobre tus cualidades internas, puedes vivir una vida más plena y rica en experiencias con la gente que te rodea.

Al final de tus días…¿Qué crees que va a ser más importante?

¿Cuánta gente pensó que eras guap@, o cuanta gente te valoró con  honestidad?

 

Escrito por Isaac Fernández

@IsaacFernandezLeón

 

 

 

One thought on “Belleza interior: ¿Un mito de tu mamá?

  1. Adela Zepeda Fernandez. says:

    Creo fiirmemente que tienes muchisima razon, solo agregaria, por experiencia propia, que cuando se es o se siente uno poco agraciado, es un gran incentivo para cultuvar nuestra belleza interior y cuando lo logramos, somos mas plenos y la belleza exterior para a segundo t’ermino. En esa etapa los cumplidos te saben mas a gloria y los recibes y valoras en su justa medida. Gracias por la reflexion.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *