La violencia

Mucho se habla de lo mal que están las mujeres que siguen con un maltratador. Sin embargo, las mujeres en estas situaciones, suelen ser entes pasivos y alienados, que necesitan ayuda psicológica y de toda la sociedad. Ya hay muchos tratados de esto.

Nosotros decidimos señalar la pieza fundamental en este tema: los agresores. Dicen los maestros espirituales que no hay personas intrínsecamente malas. Hay personas muy confundidas, trastornadas por un escaso o nulo control emocional, probablemente con historias terribles de niñez.

La violencia no es normal. Discutir a gritos no es normal. Golpear a otra persona no es normal, y mucho menos si es alguien físicamente más débil. 

La mayor parte de los feminicidios son perpetuados por hombres con enojo, ira, celos y emociones sin control. Emociones que podrían haberse transformado en claridad mental, en amor y compasión, para ellos mismos, y para los demás.

Desafortunadamente, la mayoría de los asistentes a los cursos y eventos de bienestar emocional, yoga, meditación y demás disciplinas son mujeres. Mujeres que buscan transformarse y evolucionar, calmar su mente y sanar su corazón.

Hacemos plegarias por que más hombres se involucren en estas disciplinas, o en las que les den esta calma que necesita tanto el universo masculino.

Los héroes de acción de las películas, los príncipes azules, y el sistema machista y represor nos hace daño a todos y todas por igual.

Aunque sabemos que hay muchos hombres que también están en una búsqueda espiritual, o de bienestar emocional, falta mucho por hacer. 

Falta mucho por señalar.

Debemos visibilizar el problema. Si lo negamos, o peor aún, nos concentramos sólo en monumentos pintados,  estamos perdiendo foco en lo importante.

MUEREN más de 10 mujeres al día por la falta de control emocional y racional de, en su mayoría, hombres agresores.

Si, sabemos que no todos son iguales. Que hay muchísimos hombres buenos, centrados y amorosos. Pero la testosterona combinada con las neurosis o las adicciones, es un combo letal,  y puede obnubilar la razón. Cuando sientas que no puedes controlar tus emociones, busca ayuda de inmediato: Yoga, meditación, terapia, ejercicio, son elementos básicos para transformarte.

Si encuentras a un amigo que cada vez es más violento, señala la violencia y no la dejes pasar. Es mejor incomodar que ser cómplice.

 #Niunamenos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *